lunes, 17 de octubre de 2011

Algas tóxicas vs. estupidez letal

El primer fin de semana de octubre los periódicos canarios alertaban de la presencia de  “manchas marrones” de origen fecal flotando en la orilla de diversas playas del litoral de Telde, y ya el lunes anunciaban el cierre al baño de varias playas en Gran Canaria y Lanzarote.

A primera hora del domingo día 2 enviamos (desde el Banco Español de Algas/ Centro de Biotecnología Marina-ULPGC) al  Jefe de Sala del 112, un sucinto, pero documentado, informe en el que le alertábamos de la realidad: la “marea marrón” no eran aguas fecales sino un bloom de microalgas (del grupo de las cianobacterias, del género Trichodesmium. La Unidad de Taxonomia Molecular del BEA confirmó que la especie es T. erythraeum.
Dicha especie es muy habitual en las aguas canarias, no es invasiva ni sospechosa de haber sido vertida desde los tanques de estabilización de petroleros,  pero pueden producir, bajo ciertas condiciones ambientales, diversos tipos de biotoxinas  (neurotóxicas, hepatotóxicas, carcinogénicos).

En aquel momento aportamos microfotografías de las microalgas, pues algunos colegas del BEA (Banco Español de Algas-ULPGC), habían detectado el inicio del bloom y ya habían comenzado su estudio.

Todo ello nos llevó a recomendar, en nuestro informe preliminar al 112 (con copia a Jefe de Emergencias del Gobierno de Canarias) que se prohibieran el baño, la pesca y el marisqueo como medida cautelar inmediata y hasta pasados unos días del bloom.

A lo largo del domingo fueron apareciendo algunos peces muertos y aumentando los bañistas afectados por dermatitis por lo que al caer la tarde del domingo consideramos la oportunidad de reiterar nuevamente a las Autoridades (112 y Emergencias) nuestra opinión y verificamos nuestras conclusiones con eminentes especialistas europeos en la materia.

No pueden acusarnos de crear alarma social (como algunos están murmurando), pues en ningún momento acudimos a los medios de comunicación ni planteamos el apocalipsis.

Trabajamos con anticipación, en días festivos, sin tener obligación ni ser requeridos para ello, ni disponer de financiación para pagar los costes, pero pudimos dar la información verificada y justificada científicamente, el domingo, a primera hora, en tiempo real, al que consideramos era el Servicio de Emergencias  más adecuado y eficiente (el 112). Lo fue y mucho.

El Jefe de Sala del Servicio de Emergencias del Gobierno Regional también reaccionó con rapidez. Pero luego se han sucedido silencios, descoordinaciones, mensajes de “políticos ofendidos”, puenteos, duplicaciones, rumores descalificadores, acusaciones de generar “alarma” etc.

Lamentablemente, en Canarias se comienza a asociar  el término “algas” con el de “toxicidad”, lo cual es contrario a nuestros objetivos tecnológicos,… y al interés general. Pero también es cierto que “estupideces silenciadas” han tenido como consecuencia que poblaciones canarias estén en los primeros puestos mundiales de incidencia de cierto tipo de cánceres y, también, que no es la primera vez que Canarias sufre un bloom de microalgas nocivas.

El primero fue en 2004 (similar al actual pero de mayor extensión, probablemente porque la calima fue mas intensa), el segundo (que predijimos, pero se hizo caso omiso) obligó finalmente a cerrar las presas de la cuenca de La Aldea en 2006 debido a la gran cantidad de biotoxinas generadas por otro tipo de cianobacterias (del género Aphanizomenon). El actual es por tanto el tercer bloom de HAB´s en menos de 7 años (…que haya llegado a conocimiento público). 

Paralelamente, el pasado año otros colegas divulgaron la existencia de casos de ciguatera en Canarias (enfermedad que los médicos locales desconocían y que es causada por neurotoxicidad y/o problemas hepático-gastrointestinales ocasionados por el consumo de peces infectados con toxinas algales), así como la presencia en Canarias de un tipo de microalgas (del género Gambierdiscus) caracterizado por emitir potentes biotoxinas y que era habitual de latitudes tropicales.

Como una cosa es crear alarmismo con las algas toxicas y otra cosa es, no ya el desconocimiento, sino la “estupidez letal del no querer hacer, ni saber… ni que se sepa”, consideramos necesario exponer a la opinión pública los siguientes hechos y propuestas:
  1. Una isla es un territorio rodeado de algas por todas partes. Nos conviene llevarnos bien con ellas ya que, si las alteramos demasiado, pueden desencadenar reacciones que afecten a los demás miembros del ecosistema insular, incluidos los humanos.
  2. La UNESCO tiene establecida una red de alerta de blooms de algas tóxicas y nocivas a escala global (lo que en el argot internacional se denomina HAB: Harmful Algae Blooms). Canarias debería integrarse en ella.
  3. El aumento de las temperaturas y el aumento de calimas (que fertilizan con fósforo y hierro las aguas) asociadas al cambio climático galopante, permiten predecir un aumento de la frecuencia e intensidad de HAB´s a escala global y, especialmente, en Canarias.
  4. El efecto de HABs, en las costas Canarias tendrán un impacto importantísimo en su economía, pues afecta al turismo, la pesca, la acuicultura y la felicidad social.
  5. El efecto de HABs en las aguas de las presas, tendrían un impacto importantísimo en la agricultura, la ganadería y la salud ciudadana (especialmente en Gran Canaria, donde mas presas existen).
  6. El trasiego de aguas entre las presas (independientemente de si con finalidad hidroeléctrica, agrícola o urbana) alterará la composición de las especies de algas, de las especies invasivas asociadas a las algas y la frecuencia e intensidad de HABs.
  7. Es imprescindible organizar y coordinar los recursos humanos y materiales para dar el servicio de alerta temprana, seguimiento, prevención y respuesta a los HABS que se avecinan. Esta necesidad de coordinación y, sobre todo, de tener claro el protocolo de actuación ya era urgente en Canarias … hace más de 10 años.
  8. La ULPGC dispone del Banco Español de Algas (BEA, centro nacional de referencia en identificación y biotecnología de algas), de expertos en Teledetección (capacitados para monitorizar blooms de microalgas en aguas oceánicas, costeras y en presas), en fitoplancton y en Biotoxinas y Ecotoxicidad de microalgas. Una mínima coordinación entre ellos (y, por ejemplo, con el grupo de calidad atmosférica de Izaña; AEMET-CSIC) y con la Administración Regional, posibilitaría un gran retorno social para Canarias. La voluntad universitaria se ha manifestado ya en diversas propuestas a la Administración Regional, cuya respuesta habitual ha sido negar, duplicar y ningunear.
  9. Solo en la web de La Red Ibérica de Algas Tóxicas y Biotoxinas (http://www.redibal.org/index.php?op_menu=bases&op_sbmenu=proyese describen 27 proyectos en curso relacionados con este tema. Ninguno incluye a Canarias.
08-10-11 CANARIAS 7 Opinion Guillermo Garcia Reina

No hay comentarios:

Publicar un comentario