sábado, 25 de febrero de 2012

HUMOR BANANARIO: de Cho-juaa al capitán Haddock, Spock y otros humores.

Este año el tema del Carnaval de la capital de la Insula Bananaria que habito (Gran Canaria) ha sido los "personajes del cómic humorístico " (o algo así). Mi alcalde se disfrazó de Tintin (por eso lo llamo "mi",... je, je). Pero no hubo ni un solo disfraz de personajes cómicos canarios. Ni uno.

Comparto algunas cosas con Choo-Jua, el personaje de humor gráfico, creado por Eduardo Millares Sall (rip), que mejor simboliza la esencia de la canariedad (o, al menos, de su humor; un tipo de humor continuista de la figura literaria y la prosa de Pepe Monagas y Pancho Guerra).

Por ejemplo, comparto con Choo-Juaa el año de nacimiento, 1958. Y también que somos consecuencia de la mezcla de genealogías de colonizadores de rancio abolengo  (aunque mi primer antecesor colonial, Antón Garrido de Reina, ya mezcló su prístino linaje de hidalgo patero en el año 1.500 con la genómica de una fembra aborigen de Agaldar),  con la de librepensadores (masomenos heréticos y dicen, de algunos, que masones) de arribada más tardía.

Pero estoy descubriendo que en nadita de nada comparto otras cosas con ese tipo de canarismo: incluido el sentido del humor, mucho me temo.

Viene este preámbulo para indicar como se ha ido armando la muy seria invitación que voy a hacer, consistente en: analizar cómo tres sentidos del HUMOR (el canario,  el europeo y el de mentalidad descolonizada) expresan y confrontan los tres fenómenos sociológicos más importantes del momento (porque nos están matando), a saber:
  1. el movimiento de los INDIGNADOS... por quedarse sin acceso al pastel del despilfarro que se comieron enterito sus padres y abuelos, y que ahora les eructan los bancos, 
  2. la reciente des-demonización de los que sostienen que el sistema político y económico actual nos lleva irremediablemente al COLAPSO (ecológico, económico & ético), y 
  3. el imparable convencimiento de que nos está estafando una PARTITOCRACIA de mafiosos rabovacas de mentalidad codiciosa post-colonial  (a la que recientemente se ha incorporado la Monarquía, y el top del Sistema Judicial,... ¡ pa´ terminá de troncharse de risa !)
No incluyo un cuarto sentido del humor (el africano continental) 
porque desconozco cual es el  "sentido del humor amazigh" y, 
como me temo que el humor y la ironía del Magreb no puede 
sobreponerse aún al "In´ch Alah" de nuestro ya superado "si Dios quiere",  
prefiero obviarlo.

El sentido del humor canario tradicional se califica reiteradamente de "socarrón" (especialmente el de Choo-Jua y Pepe Monagas). ¿ Es "socarrón" un eufemismo de "mansurrón aplatanao" ? ¿Calificarías también de socarrón el sentido del humor que destilan los modernos personajes del humorista canario Morgan ? No discuto que todos ellos sean reales (personajes y sentidos del humor), lo que pretendo debatir es la poca gracia que empiezo a detectar en lo que reflejan.

Inserto a continuación meros ejemplos de Cho-Juaa y de los personajes de Morgan. Personajes y actitudes que son antítesis de los que me gustaría reflejaran los "héroes de mi pueblo" (sean virtuales, humoristas, del comic ... o de la vida "real").



 


 

El humorista gráfico Morgan (por no llamarlo filósofo) ha popularizado magistralmente la tipologia sociológica del "bananario socarrón moderno" enfrentándose a los tres fenómenos sociológicos mencionados:

 

 


Si, yo también he reído y sonreído, y sonrío, con los personajes de Morgan y con Choo-Juaa. Pero ya comienza a darme menos risa lo que reflejan que ira lo que ensalzan: la ignorancia abrutada de uno y la estupidez mansurrona de los otros.

Aunque es de justicia reconocer que gran parte del gen mansurrón nos viene impuesta por el "acervo genético importado", como bien ilustra Forges....



Lo que quiero proponer es la necesidad (que debería ser considerado por Morfeo un requisito sine qua non del software para despertar y entrenar a los Neos)  de promover otra estructura humorística en las Insulas Bananarias, sobre todo para confrontar los tres fenómenos sociológicos que nos están matando.
Un sentido del humor que promueva, digamos ... una actitud más...  europea (y digo "actitud europea" para soslayar la virulenta diatriba dialéctica que suele generar, en las que fueron sus colonias, el uso del término "cultura europea" ).

Algo así como ...
El capitan Haddock, personaje de las "aventuras de Tintín, y al que le
gusta  el ron tanto como a Cho-Juaa.; pero no es un mansurrón-socarrón.
Se indigna, no le da miedo mostrar su indignación,.... y, además,  ACTÚA
















 ... y, además de no recatarse en mostrar indignación ante
 la estupidez, derrocha fina ironía, valor y real elegancia.

Para el análisis comparativo de como confronta el humor de culturas ya descolonizadas los tres fenónemos sociológicos, es necesario resaltar sus personajes/ actitudes, muchos de los cuales enriquecerían la  mansurroneria estupidizada que refleja el humor-bananario.
Un buen ejemplo de personaje/actitud del humor en ex-colonias anglosajonas es.... Spock:

Ahora bien, nada como algunos humoristas televisivos de ex-colonias ibérico-católicas para ilustrar sentidos de humor hardcore que necesitamos importar con urgencia. ¿Ejemplos?, pues .... activa este video.

video

¿Se imaginan algún humorista canario alegando y alegrándonos el humor con tal semántica 
y elocuencia ... en TeleBananaria ?  
(.... excluyendo a aquel brillante cómico canario que aún purga exilio en el Parlamento Europeo 
por su imperdonable humorada:  alcanzar el mayor éxito electoral de la historia de las Insulas Bananarias)

Por eso estoy tan sorprendido (y reconfortado en mi búsqueda de motivos del "orgullo canario") al haber descubierto el blog ARCHIPIELAGO MACHANGO: idiosincrasia atlántica y ultraperiférica.  Solo su logo es de una didáctica impactante.





Gracias al Dios del Sr. Wert es muy probable que el Ministro de Educación no entienda un humor tan bananario, por lo que, gracias a Su divino sentido del humor, se podría conseguir la divulgación de Archipiélago Machango entre sus alumnos africanos (tan lejos de España pero tan cercanos en el corazón). Quizás en su nueva asignatura de "Educación Cívica y Constitucional" (.. y perdón por señalar).

Aunque (y en previsión de que el Sr Ministro llegara a entenderlo), sugiero ir alojando el blog en Holanda (por poner un ejemplo interesado). Porque así, poco a poco, podríamos irnos redimiendo ante la reina de Holanda por la estupidez de no habernos dejado anexionar en su día por la casa de Orange, tras la invasión del almirante Van der Doetz. Así, el siguiente paso podría ser el amparo universitario-tecnológico de Bananaria por alguna Universidad holandesa (el procedimiento lo explico aquí), y unido a la inteligencia de la actitud europea que entonces podría florecer en Canarias, conseguiríamos hacer sonreír el futuro de nuestros hijos con algo más que con chistes socarrones sobre corruptos mediocres ultraperiféricos.

¿Te ha gustado este chiste disfrazado de propuesta constructiva? .... ¿y viceversa?

5 comentarios:

  1. La monarquia no se ha incorporado recientemente amigo mio, siempre ha estado ahí. La monarquia es el origen del sistema. El arquitecto de matrix. Un sistema en el que el Rey, comandante en jefe del ejercito y por tanto de los serivicios secretos, esta por encima de la ley y de la constitucion en un pais en donde no existe una ley de transparencia que permita la fiscalizacion del aparato del Estado.

    ResponderEliminar
  2. En cuanto al argumento genético, me puedes explicar porqué el desempeño de los canarios en el exterior es compeltamente distinto al desempeño dentro del sistema "interior".

    Te recomiendo leer a Albert Memmi. Retrato del colonizador y del colonizado,.... veras que no es genetico sino psicológico.

    De hecho es una actitud racista al no poder identificarte con la victima a la que tienes falsamente por mansurrona.

    Cuando un grupo humano no es capaz de identificar la causa de algo que lo incomoda se vuelve contra el resultado,.... y eso es exactamente lo que en mi opinion estas haciendo tu insconscientemente.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Gracias Jorge.
    Intentaré leer a Memmi, pero ... por supuesto que no achaco a factores genéticos la mansurronería !
    Evidentemente no se lo que inconscientemente estoy intentando hacer, pero de lo que soy consciente es que intento dar propuestas. Estoy saturado del discurso del QUE y del POR QUE somos bananarios. Quisiera vislumbrar COMO dejar de serlo (... sin necesidad de kalashnikov, a ser posible)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Jorge,
    Me temo que existe contradiccion en la afirmacion MONARQUIA=MATRIX.
    Suecia, Noruega, RU, Holanda .......
    Si esos países los llamas Matrix yo me convierto en Smith.

    ResponderEliminar
  5. Es cierto que hay muchas explicaciones desde la sociología y la psicología social que sustentan nuestro carácter de pueblo colonizado y nos hacen víctimas de ese proceso, pero creo que ha llegado la hora de desvictimizarnos y pasar a la acción. La psicología también puede explicar, y demostrar científicamente, que hay víctimas que prefieren seguir en ese estado, pues pasar a sujeto activo implica incertidumbre, responsabilidad, esfuerzo, vértigo ante un horizonte libre.... entre otros "riesgos" existenciales; y he aquí la razón por la que hay un tanto por ciento significativo de personas-grupos-pueblos que se resisten al cambio. Ser víctima tiene a veces más ventajas, que ser persona-grupo-pueblo responsable, autónomo, libre e independiente. Sufrir, en muchos casos, sale más barato, más cómodo, más fácil, que intentar ser felices. A los grupos humanos les ocurre igual. Permanecer en el rol de víctima simplifica la acción ya que los roles de las coordenadas de la culpabilización están claramente definidos. Ser responsable, tirar de ti, aún habiendo sido víctima, es un proceso sin duda doloroso, donde los pueblos necesitan valentía, inteligencia colectiva y objetivos genuinos y compartidos de superación, por ser sinténticos. Soy una gran canaria que renuncio a ser víctima porque me cansa la queja, la culpa en otros y ensayo cada día la responsabilidad propia, el trabajo comunitario y la utopía en los pequeños detalles del día a día.

    ResponderEliminar