sábado, 10 de marzo de 2012

RECTORABLES: ¿el mandarinato de las vanidades endogámicas?

Cada cuatro años (o cinco, según que lobo ocupe la poltrona) me asaltan las mismas dos (2)  preguntas.
La primera:  con lo emocionante que es la profesión de catedrático de universidad, ¿ cómo es posible que haya colegas que se presenten a Rector ? Tenía razón aquel torero iletrado cuando acuñó el "hay gente pa´to". Con tal razonamiento hay que reconocer que en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (alias ULPGC) tenemos una "purriada de gente pa to" (en la anterior elección ya no recuerdo si fueron 4 o 5 las candidaturas).
La segunda: ¿por qué no se le exige a los aspirantes a Rector que respondan a las preguntas elementales que cualquiera le haría a quien no solo ha de gestionar un presupuesto público de 133.000.000 €/año, sino al responsable de impulsar la institución que  (¡por Ley!)  debe promover y generar la CRITICA que necesita toda sociedad para EVOLUCIONAR ?

Quiero proponer que a todo candidato a Rector se le exija contestar a las preguntas que  (segurísimo que no por miedo a las represalias por formularlas)  no se le han planteado nunca a los aspirantes al mandarinato universitario subtropical. Preguntas, entre otras, tales como:
  1. ¿ pertenece/ tiene vinculación con algún partido político ?
  2. ¿ pertenece/ tiene vinculación con alguna secta religiosa o logia masónica ?
  3. ¿ tiene contraido algún crédito con la entidad bancaria con la que opera la ULPGC ?
  4. ¿ elegirá el banco de la ULPGC en base a los criterios éticos de la institución bancaria ?
  5. ¿ ha publicado su CV (y el de sus equipo de gobierno) en su web electoral ?
  6. ¿ está dispuesto a responder personalmente ante despilfarros económicos evidentes de su gestión ?
  7. ¿ que opinión le merece el informe sobre la universidad española, que indica la mediocridad de los rectores y su pesebrismo electoral, como el principal causante de nuestra escasa calidad ? (me refiero a este informe)
  8. ¿ cuales son los criterios y medidas que tiene previsto aplicar para premiar la productividad,  - y penalizar la improductividad -, de las titulaciones, de las inversiones, del profesorado y del PAS ?
  9. ¿ qué medidas piensa desarrollar para evitar las duplicaciones, bloqueos y despilfarros en los proyectos y fondos de I+D+I  (de los institutos, empresas, consorcios, plataformas y agencias del Gobierno de Canarias) que dañan a la ULPGC ?
  10. ¿ promete no usar los servicios jurídicos de la ULPGC para acosar a quienes no le han votado ?, o, al menos ¿cómo piensa atenuar el lastre del "o conmigo o contra mi" tan entroncado en la ULPGC ?
  11. ¿ ha pensado en la conveniencia de hacer una autocrítica pública para sobreponerse al descrédito creciente de la ULPGC?
Seguro que hay más preguntas, y mas interesantes, que sería muy sano (por no decir exigible) fueran aclaradas por los candidatos a Rector. Animo a todos a plantearlas, por nuestro bien y el de la institución. A todos, exceptuando a los que leen programas electorales, a quienes animo al suicidio. Encarecidamente.  Que ya tenemos edad y antecedentes para saber que el programa electoral es un cuento chino al que obliga el circo electoral, pero que lo relevante es lo que no se obliga a explicitar al electorado y a la sociedad:  QUIEN es el candidato y QUIEN lo apoya (y controla) realmente.

4 comentarios:

  1. Excelente post Guillermo. Estan hundiendo a Canarias.

    ResponderEliminar
  2. Interesante su exposición, y precísamente ahora, en la Ulpgc estamos inmersos en un proceso electoral para nuevo Rector de la Universidad, siendo los candidatos, los señores Regidor y Montoya, respectivamente.

    ¿Tiene usted alguna opinión, que desee expresar, sobre cuál de los dos candidatos sería el más idóneo para y por el bien de la Universidad de Las Palmas?.

    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por su interés.
      Todavía no tengo opinión, pues desconozco la respuesta de los candidatos a las preguntas de este post,... y del de hoy.
      Pero, cuando la tenga, desde luego que no la diré a requerimiento de un "walterhoffman enmascarado". Usted disculpe, pero los que pertenecemos a la "ilustre cofradía de los de en vías de extinción" sólo hablamos con "mascaritas" en carnavales.
      Aviso a navegantes enmascarados.

      Eliminar
  3. No hay nada que disculpar, señor Guillermo García, es comprensible lo que usted dice y le doy la razón, al contrario, soy yo quién le expresa mis disculpas.Un saludo.

    ResponderEliminar