domingo, 8 de abril de 2012

BASES BIOLOGICAS (genéticas) del BANANERISMO

Asumo que quien lee este blog, de ámbito local, no necesita que le justifique el desbordante acumulo de datos (datos, cifras, cuantificación comparable; no son opiniones) que demuestran el atraso humano-intelectual de Canarias (hiperdéficit en los índices democráticos básicos;  superavit en obesidad física, taras mentales y genéticas, analfabetismo y en flaccidez mental;  máxima dependencia alimentaria, energética, financiera y en transportes;  máximas tasas de erosión de suelos, erosión genética, erosión paisajística y erosión cultural;  líderes en corrupción política, administrativa, en I+D+I, universitaria  y judicial;  promotores de mediocridad (universitaria, política, tecnológica, social, empresarial, etc...)
Asumo que no es necesario (ni divertido) ahondar en explicaciones de lo que somos (sociológicamente hablando). Pero quizás sí valdría la pena explicar las bases biológicas (genéticas) que nos han llevado a ser tan cobardes (sociológicamente hablando) y, por culpa de nuestra cobardía, tener tal nivel de bananerismo, especialmente en la isla de Gran Canaria.

Actualmente sólo los fanáticos religiosos discuten las bases biológicas del comportamiento humano. Actualmente sabemos que las percepciones, las emociones, los sentimientos,... incluso la felicidad, están reguladas por los genes. El valor (i.e. la capacidad de sobreponerse al miedo), la capacidad de liderazgo y el afán de libertad, también.

Hace milenios los humanos seleccionaron a los lobos mas dóciles y los convirtieron en perros. Sumisos útiles.
Hace unos meses la revista Science publicaba la facilidad (rapidez generacional) con la que puede generarse una sub-población de ratones mansurrones (muy dóciles), mediante el cruzamiento de los individuos más mansos de la población salvaje. Conclusión: la mansurronería está codificada genéticamente !


Hace unos 500 años los aborígenes canarios de mayor valor (i.e los menos cobardes) fueron muertos o esclavizados. Una población insular (aislada) de unos 40.000 habitantes  (i.e. la Gran Canaria pre-colonial) que pierde el pool genético de los genes que confieren valor individual (valentía) generará, inevitablemente, un sesgo en las frecuencias genéticas que conducirá, irreversiblemente, a generar un población mansurrona. Hay que tener en cuenta, además, que la inevitable endogamia que se genera en poblaciones pequeñas y aisladas reproductivamente (factores aún más potenciados tras la conquista en todas las islas. Da grima imaginarlo en las "islas menores") es un acelerador de taras genéticas e idiocia.  Y conste que no lo digo para justificar la categoría intelectual de nuestra casta política (mis bisabuelos fueron primos hermanos y ya ven, no he llegado ni a asesor de concejal de distrito).
Sólo impidiendo la reproducción de los idiotas (no confundir idiota con imbécil), o mediante infanticidio selectivo (i.e. de los tarados, al modo espartano) se pudieron salvaguardar las poblaciones aborígenes durante los milenios previos a la conquista. El gran valor desplegado por los bereberes insulares frente a su conquista por el naciente imperio español, es la mejor prueba de que preservaron los genes del valor (precisamente los mismos genes que motivaron, un milenio antes, su destierro de Libia por el imperio romano).

La conquista de las islas (como 500 años más tarde la entrada de genes ingleses, alemanes, franceses y suecos) supuso indudablemente una entrada de "aire fresco genético", pero restringida a ciertas poblaciones costeras y, en términos poblacionales, de poca relevancia.

Peeeeeero,... el Homo sapiens sapiens no sólo es Homo sino también sapiens (aunque no todos los poseedores de DNI pertenezcan a la subespecie sapiens-sapiens), de forma tal que, con una buena educación, es perfectamente capaz de sobreponerse al condicionamiento genético y, a pesar de sus taras genéticas, llegar a ser un ser civilizado capaz de cultivar y usar la inteligencia potencial de su neocórtex. Indudablemente, al bananario le costará más que a los "godos" (los cuales ya han cerrado las taras de las reiteradas invasiones - no colonizantes -  que experimentó la Península Ibérica), pero, con buena educación, podría suplir sus taras genéticas. Incluso, si llega a superarlas, es muy probable que el bananario (ya elevado a canario) supere al "godo" (y aunque solo fuera, en mérito). Pero hace falta educación, muuucha buena educación y, sobre todo, educación en la anti-cobardía.

Repasemos el nivel educativo de los canariones:
  • En 1903 el 60% del censo electoral (no incluye a las mujeres !) de Gran Canaria era analfabeta total (creo haber leído que actualmente el 40% es analfabeta funcional. Progresamos).
  • El primer Instituto de Educación Secundaria que hubo en Gran Canaria se creó en.... 1916 !!, tras un largo proceso de reivindicación para zafarse del bloqueo colonial al que estaba sometida por... la ATI-equivalente (i.e. los colonizadores secundarios), y solo gracias a los esfuerzos de Benito Pérez Galdós (exiliado, en Madrid, como tantos canarios ilustres).
    • Aunque, realmente, el primer Instituto  (centro de segunda enseñanza en términos de la época) de Gran Canaria lo creó la Primera República (en el Seminario donde un siglo más tarde estuvo enclaustrada la Facultad de Ciencias del Mar durante varios lustros), pero fue clausurado por el obispo Urquinaona en 1876. Duele imaginar la diferencia entre lo que somos (educativamente) y lo que pudimos haber sido de no ser por el contumaz empecinamiento de la Iglesia católica en aplastar el librepensamiento y la ciencia.
  • El acceso de la mansurronería grancanaria a la educación universitaria fue finalmente posible en ..... 1989 !!,... y solo tras una inédita movilización de los grancanarios en contra de la colonización educativa a la que nos sometía la colonización secundaria de ATI.
    • Peeeero,.... lamentablemente la ULPGC arranca con un rector mediocre (Francisco Rubio Royo) que infecta, desde sus inicios, el triple virus colonial en la Universidad: conmigo o contra mí, martillazo al clavo que sobresale, promoción del mansurrón y del mediocre. Tal infección (¿involuntaria?) ha promovido que el bananario que llega a la Universidad local refuerza su curtura tradicioná, elevando la mamporrería a categoría universitaria. ¿Progresamos?
Conclusión:  no hay motivo para sorprenderse de lo que somos ni de la categoría intelectual de quienes nos gobiernan. Bananarias es la consecuencia de la cobardía generada por medio milenio de acumulación de taras genéticas, aculturización y farta de ijnoransia.

Propuestas constructivas:
  • Desarrollar una campaña educativa muy intensiva y prolongada titulada: PARIR NO ES UN DERECHO, ES UNA RESPONSABILIDAD.
  • Solicitar al Parlamento Europeo que designe un Presidente tecnócrata para Canarias (no bananario, a ser posible noruego u holandés) que reorganice y honestice nuestro sistema electoral y de gobernanza (al modo de Italia y Grecia)
  • Solicitar a la Universidad de Wageningen que se haga cargo de la enseñanza universitario-tecnológica de Canarias, según el procedimiento que ya propusimos en este post.
  • Re-exportar a todos los cargos políticos canarios de los últimos 25 años (y asumimos que será injusto para el 14% del contingente) al desierto interior de Libia. Sin agua ni vaselina. Hasta que aprendan el lenguaje amazigh para sordomudos.

4 comentarios:

  1. Al margen de la acidez de tus comentarios, te dire que el racismo es la escusa del colono. Te recomiendo el retrato del colonizador y retrato del colonizado de albert memmi.

    Es una obra fundamental, la puedes encontrar en ingles o frances en internet.

    ResponderEliminar
  2. Yo no se tu, pero yo el "gen mansurron" no lo tengo. Además no las actitudes psicologicas y sociologicas no son de base genetica porque son comunes a todas las situaciones coloniales. Argelia, Irlanda, etc...

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Fíjate si estoy de acuerdo en lo que expones, que un claro ejemplo de lo que dices pudiera ser (en mi humilde opinión):

    Parece ser que alguien con el bagaje, - bagaje de todo, al parecer se le considera sobradísimo -, del señor Miguel Ángel Ramírez; gran mecenas de la ulpgc, laureado militar, pregonero en fiestas populares, promotor de reinas carnavaleras, presidente de un "equipillo de fútbol", empresario de servicios de seguridad, limpieza, mantenimiento, jardinería, expandido en la metrópolis y en África, accionista de Bankia y Banca Cívica ...

    Este tipo de empresarios y esta forma de hacer empresa sólo es posible en Españistán, y más concretamente, en las Bananarias (término que te he leído, y que debería ser oficial por ser tan fiel a la realidad). Y sí, este tipo de empresarios, sin formación y sin clase, es posible por el "mansurronismo" del propio personal que trabaja en su grupo empresarial.

    La propia imagen de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, también, está ligada a la categoría y prestigio de las empresas subcontratadas para que realicen los requeridos servicios. Es normal que estas cosas pasen en la Universidad, en una universidad plagada de cortijos o reinos de taifas, de amiguismos y de pleitesías, con mucho personal "mansurrón".

    Recuerdo un post anterior tuyo en el cual señalabas que alguien se sentía orgulloso de ser canario, a cuenta de una pegatina en la luna del vehículo (creo recordar). Este texto que acabo de leer hoy: BASES BIOLOGICAS (genéticas) del BANANERISMO, debiera hacer reflexionar a más de uno, antes de pegar cualquier pegatina en cualquier sitio, antes de ponerse alguna camisa con algún mensaje o de seguir alguna moda. Sin formación no hay capacidad de crítica y sin la crítica sana y respetuosa... "no se desbroza el camino en el cual se plante la semilla que haga germinar el antídoto contra el mansurronismo".

    ResponderEliminar